SOBRE NATULIQUE >

NUESTROS FUNDADORES

En 1998, Mette y Stig fundaron NATULIQUE con una pasión por los cosméticos saludables, naturales y sostenibles. Abajo comparten su historia personal y el camino de cómo NATULIQUE nació, lo que incluye la lucha personal de Mette contra el cáncer y sus problemas para encontrar productos no perjudiciales de bebé para sus gemelos recién nacidos sensibles a los químicos.

«Desde 1994 hasta 2001 dimos a luz a 4 niños, 3 niñas y 1 niño. Siempre estuvimos al tanto de los posibles riesgos saludables al exponernos a químicos comunes en nuestro ambiente cotidiano, como cosméticos, e intentamos de la mejor manera excluir esto de nuestras vidas. Sin embargo, nuestros gemelos recién nacidos desarrollaron alergias muy temprano y llegaron a ser muy sensibles a los químicos. Es por eso que tuvimos todavía más cuidado con todo tipo de jabones, champús y geles de baño, pero no fue una tarea fácil. En ese momento, productos orgánicos y una vida orgánica difícilmente existía en la industria de la belleza.

Más tarde, llegamos a la conclusión de que teníamos que empezar nuestra propia empresa. Teníamos que desarrollar mejores productos y más seguros. Todo el mundo que conocimos durante nuestro camino nos expresó la misma frustración, y su felicidad al ver que alguien estaba haciendo algo para ello.»

Mette & Stig

“Tenía solo 28 años y era una joven estudiante de derecho cuando los doctores descubrieron un bulto en mi pecho durante un chequeo rutinario. Mi marido Stig y mi familia estaban sorprendidos. Había vivido una vida saludable, no fumaba ni bebía. Mi familia no tenía un historial en el cáncer de mama, por lo que parecía irreal para mí haber sido diagnostigada con cáncer. Estaba muy asustada.

En el momento de mi diagnóstico había muy poca información sobre la enfermedad. Mi propia investigación me aclaró que la continua exposición a químicos tóxicos y radiacción está conectada con nuestro riesgo de cáncer de mama. La educación de cáncer de mama, reducción de químicos en nuestra rutina y pronta detección, es el salvavidas. Estar involucrada en la prevención del cáncer de mama, como socio de la Fundación Nacional de Cancer de mama es una de las causas más cercanas a nuestros corazones en NATULIQUE. Hemos empezado nuestra propia fundación para crear conocimiento en la Industria de los Salones.

Aunque estamos trabajando con una de las regulaciones más estrictas y seguras de los cosméticos en el mundo, tenemos unos requerimientos todavía más altos para proteger al consumidor de los productos cosméticos. Con mi experiencia como abogada, NATULIQUE es capaz de mantenerse más fuerte puesto que mi profesión legal y conocimientos beneficia a la compañía cuando se habla de seguir y entender la legislación de los cosméticos”

Mette

“Cuando era un joven graduado en Enconómicas en la Escuela de Negocio de Copenhague mi objetivo era la elección de una carrera en la energía de viento, ondas o mareomotriz, porque significa trabajar por un futuro mejor y sostenible. Dinamarca es líder en la lucha contra el cambio climático, en 2016 tuvimos la menor consumición de energía desde 1983. El plan del país para 2050 es abastecer un 100 por ciento de sus necesidades de energía con renovables, creando más trabajos, incrementando las exportaciones y reduciento la dependencia de la energía, – estaba en el lugar correcto para mi primera elección profesional.

Hacer cualquier tipo de cambio en una profesión después de una década o más, en otro campo puede asustar, especialmente cuando los trabajos anteriores no tienen nada que ver. A pesar de todo, decidí entrar en la industria de la belleza cuando Mette y yo experimentamos las consecuencias de usar productos no orgánicos en nuestros cuerpos. A día de hoy, puedo decir honestamente que amo la industria y estoy muy agradecido por la decisión que tomé en aquel momento. Como todo en esta vida, con los conocimientos y herramientas adecuadas, todo el mundo puede ser animado para cumplir aquello que ponga en su mente. Hoy día, conozco la industria que dejé y a la que vine a trabajar, teniendo ambas más cosas en común de lo que pensaba. Una vida sostenible no es exclusiva de la energía del viento, ondas y mareomatriz, pero hay algo que se ha incorporado en nuestra manera de vivir y hacer negocios.

Mette y yo somos unos afortunados de poder mantenernos haciendo algo que amamos y por lo que estamos profundamente apasionados”

Stig